Author Archive admin

Lo último sobre formación docente en el Caribe y liderazgo distribuido en Denovo.Doc

Se publicó el segundo boletín Denovo.Doc de la Fundación Promigas

DeNovo.Doc es una línea de artículos cortos en la que se comparten reflexiones y aprendizajes desarrollados en el Centro de Aprendizaje de la Fundación Promigas a través de su Grupo de Investigación De Novo, con el propósito de contribuir a la apropiación y resignificación permanente de las prácticas sociales, principalmente en el sector educativo.

Conozca el boletín completo en: https://preview.mailerlite.com/m3z3m1

Revista Pensamiento Rector: Edición 5

Publicado originalmente en Palabra Maestra

La Revista Pensamiento Rector nació como una publicación de circulación semestral que buscaba generar un intercambio de información sobre la gestión en las instituciones educativas de Colombia.

A partir de este mes, los lectores de Compartir Palabra Maestra encontrarán, cada tres meses, esta revista digital que busca transmitir las voces de los rectores y de quienes reflexionan sobre esta área del sistema educativo, a la vez que se construyen vínculos de comunicación y conocimiento.

Para esta nueva edición, la número 5 de Pensamiento Lector, los lectores encontrarán la noticia ‘La Coalición Latinoamericana para la Excelencia Docente’, un texto de Gustavo Alvira que cuenta todo sobre el segundo encuentro de la Coalición Latinoamericana que se realizará en Bogotá y se enfocará en el liderazgo educativo.

Rubén Darío Cárdenas, Gran Rector del Premio Compartir 2016, hace la editorial ‘El Liderazgo del rector y la calidad educativa’ en el que relata, desde su punto de vista, cómo ser guía desde la directriz formativa.

En la sección de Entrevistas invitaron a dos rectores para hablar del modelo directivo. Omar Cáceres, del Gimnasio El Hontanar de Bogotá, y Hugo Edilberto Florido, del colegio República Bolivariana de Venezuela, también de Bogotá, nos dieron sus puntos de vista.

Julio Martín Gallego, director ejecutivo de la Fundación Promigas, plasmó en la columna ‘Expandiendo el poder de cambio distribuido en la comunidad educativa’ su visión y explicó cómo conciben actualmente las ciencias sociales esa capacidad de liderazgo que gravita en los miembros de la escuela.

Al final de esta edición, comparten las propuestas de los Rectores Finalistas en el Premio Compartir 2019.

Descargue la revista completa AQUÍ

 

La educación en la era digital

Publicado originalmente en Portafolio.co

Para disminuir la brecha de recurso humano especializado se deben integrar esfuerzos para que cada vez más jóvenes acceden a mejor preparación.

Millennials

A las nuevas generaciones se les debe ofrecer herramientas y espacios para que puedan desarrollar conocimientos y habilidades que requiere el futuro.

Una de las grandes fuentes de desarrollo en el mundo es la educación, gracias a esta cada vez nuestra sociedad tiene más posibilidades de avanzar económica y socialmente.

Es por eso que a las nuevas generaciones se les debe ofrecer herramientas y espacios en los que puedan desarrollar conocimientos y habilidades en temas que fomentarán la evolución y el crecimiento de nuestro país, como las Tecnologías de la Información y la Comunicación TIC’s.

Todo esto se convierte en un universo nuevo y amplio en el cual las generaciones del futuro desempeñan un papel fundamental, ya que su proceso de aprendizaje ha dejado de ser de manera tradicional, y se ha convertido en uso de herramientas tecnológicas que facilitan su desempeño y proceso de crecimiento.

En América Latina la oferta de profesionales con habilidades TIC es mucho menor a la demanda, que para este año se espera que sea mayor a 449.000, según el Estudio sobre Habilidades en Redes en América Latina de IDC.

Este estudio realizado en 2016 señala que se debe formar a los niños y jóvenes latinoamericanos en habilidades, como en como lo son la realización de videos; la gestión de la nube; centros de datos y virtualización; Big data; ciberseguridad; Internet de las Cosas (IoT), desarrollo de software; además de las habilidades básicas en redes.

Es por eso que el Ministerio de Educación de Colombia en su plan de acción empezará a implementar programas de transformación digital para la innovación educativa con enfoque STEM+A, el cual busca impulsar y desarrollar el pensamiento computacional, crítico y creativo a través de estrategias relacionadas con ciencia, tecnología, e innovación.

Este programa, que atiende una de las necesidades planteadas en el Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022 y al Plan Decenal de Educación 2016 – 2026, tiene como objetivo fortalecer las competencias del siglo XXI en la educación preescolar, básica y media.

Por eso, Samsung, como empresa líder en tecnología y en procesos de responsabilidad social enfocados en la promoción de la educación en el país, hace parte de las empresas del sector privado que quiere poner su granito de arena y promover que los jóvenes colombianos desarrollen y propongan ideas con el impulso de la tecnología, para plantear soluciones a oportunidades de mejora en las comunidades en las que habitan, relacionadas en temas de ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas bajo el Concurso de Soluciones para el Futuro.

Este concurso es una oportunidad para generar espacios de pensamiento crítico y desarrollo de habilidades en donde se desafía a los jóvenes a estar dispuestos a salir de su zona de confort para marcar la diferencia en su comunidad de la mano de la tecnología; además de vivir otras experiencias para no estancarse en la rutina, pues deben acomodarse a un mundo cambiante y dinámico.

El pensamiento crítico permitirá que las generaciones futuras desarrollen una serie de habilidades que los ayudará a desenvolverse y adaptarse a un ambiente laboral y social con disrupciones constantes.

Además, los hará más competitivos en el mundo profesional y contribuirá al desarrollo tecnológico de nuestro país.

Compañías privadas -como Samsung-, el sector público y las instituciones educativas deben aunar esfuerzos para desarrollar programas que les permitan a todas las personas, independientemente de su nivel socio económico, poder tener acceso y dominio de las nuevas tecnologías para poder vivir en la nueva era digital.

Es por eso que a través de programas enfocados al desarrollo de habilidades para el siglo XXI y la educación enfocada en tecnología, los tres sectores y demás actores que quieran involucrarse deben ver que para disminuir la brecha de recurso humano especializado se deben integrar esfuerzos para que cada vez más jóvenes colombianos puedan acceder a la mejor preparación para los retos que se les avecinan y crear un mejor país de la mano con la Cuarta Revolución Industrial.

Aura Méndez
Gerente de Ciudadanía
Corporativa de Samsung Colombia

Poca calidad y mucha deserción: ¿crisis en la educación media?

Publicado originalmente en El Espectador

Un informe de seguimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Colombia analiza la cobertura, el nivel educativo de los docentes, los resultados de las pruebas Saber y las tasas de deserción en el sector rural. Revela, por ejemplo, que el 34 % de los jóvenes que dejan el colegio lo hacen por problemas económicos.

El 34 % de los jóvenes que dejan el colegio lo hacen por problemas económicos.

La educación de calidad es el cuarto de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que buscan conciliar el progreso económico, el bienestar social y la sostenibilidad del planeta para 2030. Este objetivo particular, firmado en 2015 por Colombia y 173 países más, tiene como propósito “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos los ciudadanos”. Entre las metas concretas están el acceso a la educación primaria y secundaria, el acceso a servicios de atención y desarrollo en primera infancia y el acceso igualitario de hombres y mujeres a la educación superior.

En Colombia, uno de los principales desafíos para alcanzar una educación de calidad en 2030 es ampliar el número de jóvenes con formación técnica, tecnológica y universitaria. En 2009, la cobertura en educación superior era de 35,7 %, en 2018 llegó a 57 % y en 2030 se espera alcanzar 80 %.

Aunque es fundamental aumentar los recursos y los cupos universitarios, el Gobierno y los expertos en educación coinciden en que el primer paso para cumplir esta meta es fortalecer la educación media, que en la mayoría de colegios de Colombia incluye los grados décimo y once. Es ahí, en ese tiempo de toma de decisiones, cuando los estudiantes tienen entre 14 y 17 años, que muchos definen su futuro.

Por eso el Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (CEDE), de la Universidad de los Andes, y el curso Datos, Diseño y Comunicación, del Departamento de Diseño de la misma universidad, presentaron una investigación que recopiló información detallada sobre cómo va Colombia en el cumplimiento del objetivo de educación de calidad. Este informe muestra la participación del PIB de Colombia en educación con respecto a otros países de Latinoamérica y revela cómo está la educación media en cobertura, nivel educativo docente, calidad promedio de pruebas Saber y deserción.

De acuerdo con los investigadores, la importancia de este análisis radica en que “estos factores influencian el ingreso de los estudiantes a la educación superior y reconocen que la buena calidad en la educación media se puede reflejar en el crecimiento económico del país”.

¿Cuánto invierte Colombia en educación respecto a otros países?

Una gráfica muestra que la inversión promedio del PIB entre los años 2010-2014 en Colombia fue del 4,64 %, una de las más bajas de la región. Bolivia, Argentina y Brasil destinaron para educación 6,89, 5,29 y 5,80 % del PIB, respectivamente. En 2019 Colombia invirtió $41,3 billones, es decir, 4,3 % del PIB, cifra que muestra que, aunque este es el presupuesto más alto que ha asignado para la educación, en la práctica se reduce la participación de este sector en el PIB en comparación con años anteriores. Dinamarca es el país del mundo que más invierte en educación: 8 % del PIB.

 

Cobertura en educación media

Según el Ministerio de Educación, la cobertura neta describe la relación entre los estudiantes matriculados en un nivel educativo y los que tienen la edad apropiada para cursarlo. De acuerdo con datos del DANE, las tasas más altas de cobertura de educación media están en Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Atlántico y Santander. En estos departamentos, entre 50 y 60 % de los jóvenes de 15, 16 y 17 años están cursando décimo y once en el colegio.

La tasa de cobertura más baja para esta misma población está en Guainía: en algunos municipios de este departamento la cobertura es del 1 % y en otros del 10 %. En Vaupés y Vichada la cobertura está entre 10 y 20 %. La Guajira, Guaviare, Chocó, Caquetá, Amazonas y Nariño tienen una cobertura que oscila entre 20 y 30 %. En Arauca, Putumayo, Cauca, Magdalena, Norte de Santander y San Andrés y Providencia la cobertura está entre el 30 y el 40 %. Huila, Valle del Cauca, Córdoba, Bolívar, Cesar, Antioquia, Caldas, Meta, Tolima, Sucre, Risaralda, Casanare y Quindío están entre 40 y 50 %.

Educación de los profesores

El estudio confirma que los profesores son el componente escolar con mayor influencia en los procesos de aprendizaje de los estudiantes, más que la infraestructura o la tecnología. Para llegar a esta conclusión, los investigadores compararon la cantidad de docentes con nivel educativo de posgrado que dictan clases en educación media y el promedio de los resultados de las pruebas Saber presentadas en grado 11 por los estudiantes.

“Mejorar la calidad de los maestros eleva también los estándares del proceso educativo. Se estima que por cada punto porcentual que aumente el número de docentes con posgrado en un colegio, el desempeño académico de los alumnos aumentaría en promedio entre 0,08 y 0,31”. Un ejemplo que muestra esta relación es que Chocó, con 88 profesores con posgrado, obtuvo en promedio 209 puntos de 500 en las pruebas Saber. En cambio, Bogotá, con 3.825 profesores con posgrado, obtuvo en promedio 275 puntos, un incremento del 32 %.

 

Deserción en educación media

En entrevista con El Espectador, la ministra de Educación, María Victoria Angulo, reconoció que la deserción en educación media es muy alta y se agudiza en zonas rurales. Angulo hizo énfasis en la necesidad de garantizar las condiciones mínimas para que los adolescentes que llegan a noveno no dejen el colegio. “Vamos a lanzar un programa de reducción de deserción que integre los programas de alimentación, transporte e infraestructura a la educación rural”.

El informe de los Andes revela las causas de deserción en el sector rural durante estos años y afirma que el 34 % de los jóvenes que dejan el colegio lo hacen por problemas económicos; el 28 % por la distancia entre el colegio y la casa, y el 27 % por problemas académicos.

 

Educación: las prioridades de largo plazo se deben enfrentar hoy

Publicado originalmente en: Portafolio.co

A los que nos han hecho recientemente miembros del “Partido de los Abuelos” nos preocupan, ahora aún más que antes, cinco temas fundamentales, cuyos resultados funestos solo se evidenciaran en el largo plazo. Estos son, no necesariamente en orden de importancia: (1) la calidad de la educación, (2) el futuro del trabajo en la era de la robotización y la inteligencia artificial; (3) el deterioro marcado del medio ambiente; (4) la solvencia de los regímenes pensionales con una elevada deuda pública; y (5) las proyecciones demográficas.

Estos, en mi opinión, son los más importantes temas de cara al futuro, los cuales –si sobrevivimos como especie– enfrentarán las futuras generaciones. Lo que une estos temas no es solo que su impacto se demora en manifestarse, sino que presentan complejos dilemas de equidad intergeneracional. Como continuación a mi nota anterior sobre capital humano y aprendizaje (Portafolio, julio 8/2019), quiero comentar las buenas y las malas noticias sobre los resultados de las evaluaciones de la educación en Colombia y señalar las brechas internas y externas que el país debe cerrar.

Una de las ventajas de Colombia haber accedido a la membresía de la OCDE (OECD por sus siglas en Inglés), es que ahora somos sujetos de evaluaciones que nos comparan en educación y otras materias con los países más avanzados. Puede ser algo humillante estar ‘en la cola’, pero debe en cambio ser una motivación más para mejorar. En la base de datos (International Education Database, World Top 20 Project 2018) un país como Corea del Sur logra resultados envidiables, con tasas de culminación de la educación primaria y secundaria del 100 por ciento, una tasa de graduación universitaria del 70 por ciento y una baja relación estudiantes/profesores de 12 a 1. En los mismos indicadores, Colombia tiene una tasa de culminación de primaria del 100% (otro cuento es la calidad) y del 77,6% en educación secundaria. Logros importantes.

Sin embargo, la tasa de graduación universitaria es patéticamente baja de solo el 14% y relaciones de estudiantes a profesores de más del doble de las de Corea del Sur (24:1 en educación primaria y 26:1 en secundaria). En los rankings de PISA en el 2015 –en los cuales se evaluaron 540.000 estudiantes de 15 años de edad en 70 países–, Singapur ocupa el primer lugar, con puntajes óptimos en matemáticas (564), lectura (535), y ciencias (556). Los estudiantes Colombianos solo alcanzan puntajes de 390, 425 y 416, respectivamente, dándole a Colombia un ranking de 58 entre los 70 países. Si bien el mal de muchos es consuelo de tontos, en la región Perú, Brasil y República Dominicana están bastante peor.

En el diagnóstico de la educación en Colombia del 2018 de la OECD (Recursos Escolares: Colombia, 2018) resalta que es necesario mejorar el acceso y la calidad de la educación, y reducir o eliminar las enormes diferencias en los resultados de estudiantes urbanos y rurales.

Algo muy positivo es que Colombia dedica un porcentaje elevado de su PIB (6,2%) a la educación, comparado con tan solo 5%, en promedio, del resto de miembros de la OECD. Sin embargo, el gasto por estudiante es bajo. La ampliación de la cobertura escolar no se ha hecho manteniendo o mejorando la calidad, con lo cual la brecha de aprendizaje de los estudiantes colombianos en relación a los de otros países no tiende a cerrarse y puede inclusive estar aumentando.

México es uno de los países que ha dedicado más esfuerzos a medir la calidad de la educación y los resultados no son halagadores, ya que un alto porcentaje de los estudiantes registran muy bajos niveles de rendimiento, especialmente los estratos más bajos y las comunidades indígenas (CEPAL, Evolución Reciente del Sector Educativo en la Región de América Latina y el Caribe, Noviembre, 2017). En Colombia, la CEPAL concluye también que el desempeño de los alumnos de niveles socioeconómicos más altos es superior en todos los grados y áreas. Las brechas en el desempeño de los estudiantes que observo son: (1) interna vs. externa, (2) rural vs. urbana; (3) regional, (4) educación privada vs. pública, con la mayoría de estudiantes en escuelas privadas, (5) mujeres vs. varones, con las niñas logrando mejores resultados en promedio en las evaluaciones que los varones.

Las cuatro primeras empeoran la distribución del ingreso entre los países y aumentan la desigualdad interna. Por ello, si queremos fomentar la movilidad y reducir la desigualdad, hay que mejorar el acceso y la calidad de la educación de los estratos más bajos de la población estén donde estén.

Mejorar el rendimiento de los estudiantes y fomentar la eficiencia del gasto público pasan por tener docentes más comprometidos, más capacitados, y que enfrenten incentivos positivos (remuneración, capacitación, promoción, etc.) y negativos (despido por bajo desempeño, ausentismo, etc.). Todos estos factores son necesarios, pero quizá no suficientes, si no se mejoran otros aspectos, en particular los currículums, los libros y otros elemento tecnológicos de la pedagogía moderna (internet).

Para concluir, resulta muy ilustrativo que en los Estados de la Unión Americana –controlados por los republicanos– que han reducido drásticamente el gasto público en educación, negándose a subir los impuestos (Alaska y Kansas), habrán de empobrecerse aún más, ya que el capital humano es la clave para alcanzar una mayor productividad e ingreso per cápita (Paul Krugman, We don’t need no education, NYT, Julio 16, 2019). Lo mismo le ocurrirá a los países que no enfrenten hoy la prioridad de darle a su población una educación de calidad que les permita competir a nivel internacional en el Siglo XXI.
¡Si no lo logran, cuando se den cuenta por fin, será tarde!

​Fernando Montes Negret
Economista Financiero

Se realiza por primera vez en Cali el diplomado internacional de Comunidades de aprendizaje

Publicado originalmente en cali.gov.co
Se realiza por primera vez en Cali el diplomado internacional de Comunidades de aprendizaje

Con el fin de reforzar el modelo educativo basado en los principios y prácticas de inclusión, igualdad y diálogo, se lleva a cabo por primera vez en la ciudad de Cali, el diplomado internacional “Comunidades de aprendizaje”, el cual busca la transformación social y educativa.

Este diplomado  se desarrollará en la universidad Icesi y es patrocinado, por la fundación Empresarios por la Educación, Natura Cosméticos y la Fundación Escarpeta Gnecco  y  participan docentes de España, México, argentina, Perú, Brasil, Salvador, Ecuador y Colombia.

Cabe mencionar que este modelo educativo se adelanta en 117 escuelas en Colombia, cuarenta escuelas en el valle del cauca y cuatro escuelas en Cali, la institución educativa Santa Fe, institución educativa Multipropósito, institución educativa Eustaquio Palacios y Normal Farallones.

Según manifestó Esteban Ortiz director de la Fundación Escarpeta Gnecco “Estamos muy contentos de que Cali comparta su experiencia a los países invitados, acerca de lo que se está haciendo con las comunidades, para fortalecer el modelo educativo de la ciudad”.

De igual manera Maribel Moreno profesional de la subsecretaria de calidad  educativa, hizo énfasis en “El diplomado se fortalece en el programa Comunidades de Aprendizaje, el cual actualmente se implementa en cuatro instituciones oficiales de Cali, para desarrollar el ser de la institución formando y articulando con los docentes diferentes estrategias como: tertulias literarias e ideológicas, además de acercar a la comunidad y permitir la participación de los padres de familia en la formación de sus hijos”.

A su vez la secretaría de educación Luz Elena Azcárate Sinisterra se sintió complacida, por ser Cali la ciudad anfitriona para el desarrollo de este diplomado “para nosotros es un reto y la oportunidad de compartir las experiencias locales con docentes de diferentes partes del mundo,  mostrando las experiencias que a lo largo del tiempo han surgido con la implementación de este modelo pedagógico”.

Finalmente los más beneficiados con el programa Comunidades de aprendizaje son los estudiantes como Laura Sofía Arellano alumna de grado séptimo de la institución educativa Santa Fe “para mí ha cambiado la forma de aprender, con comunidades de aprendizaje hemos conocido nuevas cosas y podemos compartir nuestro punto de vista, aprendiendo así de todos, ahora no solo el profesor es el que dicta la clase sino que nos cuestiona acerca de lo que está explicando”.

Jornada de entrevistas a los directivos docentes postulados a la convocatoria de la segunda cohorte de Rectores Líderes Transformadores en Norte de Santander

Con el objetivo de dar inicio a la segunda cohorte del programa Rectores Líderes Transformadores –RLT- que vinculará a 20 directivos docentes, se realizaron entrevistas a las personas que habían hecho su postulación.

Este proceso ha sido llevado a cabo por un comité de selección integrado por las Secretarias de Educación de Norte de Santander y de Cúcuta, un empresario representante del capítulo regional de la Fundación Empresarios por la Educación, un directivo participante en el programa RLT, el equipo local del programa y la coordinadora del capítulo, Jessica Ramírez.

La convocatoria se destaca por visibilizar el interés y la necesidad de varios directivos docentes de Norte de Santander de participar en procesos de formación y acompañamiento que transformen las instituciones educativas e impacten a la comunidad escolar. En total, se inscribieron 57 directivos docentes, de los cuales 31 son de Cúcuta y 26 del resto del departamento.

Se espera seleccionar a 20 directivos docentes, siendo 8 de la ciudad de Cúcuta y 11 del departamento. El directivo docente restante es seleccionado por los empresarios que participan como aliados de este capítulo. Esta diferenciación se genera de acuerdo a los montos de aporte al funcionamiento del programa.

LIDERAZGO PERSONAL E INTERPERSONAL: ESTRATEGIAS PARA LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS ENTRE PARES

Fuente: lidereseducativos.cl

Una de las principales tareas de los líderes escolares, es la gestión de las personas que componen la comunidad educativa. Directores, jefes de UTP y coordinadores, deben movilizar diariamente a grupos humanos hacia una visión compartida, desarrollando las capacidades profesionales y gestionando la convivencia de la comunidad escolar. Asumir roles relativos al liderazgo en las instituciones educativas de hoy, requiere el desarrollo de habilidades comunicacionales e interpersonales, elementos clave para construir relaciones basadas en la confianza y el respeto, a fin de asegurar el compromiso de los equipos de trabajo.

El Marco para la Buena Dirección y el Liderazgo Escolar (MBDLE) sugiere un conjunto de Recursos personales que los líderes escolares deben movilizar para abordar los desafíos cotidianos de su labor. Estos recursos se componen de principios, que guían sus prácticas; habilidades, que los ayudan en la resolución de las problemáticas; y, conocimientos profesionales, que le aportan un marco conceptual a cada situación.

Desde la perspectiva de los principios y habilidades, el MBDLE propone que los líderes educativos actúen de manera ética, promoviendo confianza e integridad y demostrando habilidades, tales como capacidad de negociación, comunicación efectiva, empatía y flexibilidad, entre otras (Mineduc, 2015).

Un estudio sobre gestión del conflicto en escuelas canadienses (Doğan, 2016), señala que los líderes escolares son los actores con quién más experimentan conflictos, los profesores. Es por ello que, frente a la naturaleza ineludible del conflicto, los líderes educativos deben desarrollar habilidades para su gestión y resolución de manera estratégica, sistemática y oportuna, pues, al minimizar situaciones problemáticas, las organizaciones aprenden y se vuelven más efectivas (Barnett, 2004).

En esta práctica, recopilamos diversas estrategias que pueden servir de guía a los líderes escolares para gestionar conflictos, utilizando técnicas relativas al liderazgo y la comunicación asertiva.

Descargar el documento

 

Profesores reconocen estar bien preparados para manejar el aula y entornos conflictivos

Publicado originalmente en Dinero.com

Sorprende que entre los resultados que encontró el estudio de la Ocde, Teaching and Learning International Survey, TALIS, realizado en 2018, los maestros de los 48 países que participaron en la encuesta reconozcan, en general, que ellos están bien preparados y tienen las competencias para manejar entornos escolares conflictivos, así como para mantener una conducta estudiantil adecuada para el desarrollo del proceso educativo en el aula.

En el caso de Colombia, siempre que en el país se discute sobre los resultados de la calidad de la educación pública, no se pueden soslayar los efectos de la pobreza, las diferencias regionales, el abandono perenne de la zona rural y, sobre todo, las consecuencias de la violencia en los maestros y en la escuela.

Por ejemplo, un estudio de la Fundación Compartir sobre Docencia Rural, cita que entre 1958 y 2018 en todo el país 1.579 maestros han sido víctimas del conflicto armado, de los cuales 1.063 maestros (67,3 %) sufrieron asesinatos selectivos, 201 docentes (12,7 %) sufrieron secuestros y 200 maestros (12,6 %) fueron desaparecidos, entre otros. Sin olvidar los impactos (socioemocionales y en aprendizaje) que tiene sobre el aprendizaje de los niños más pobres, quienes de manera recurrente son trasladados de escuela en escuela, en un país con más de 8 millones de desplazados y donde solo el  46 % de los hogares colombianos tienen casa propia.

El estudio demuestra para el caso colombiano que las universidades y las facultades de educación empezaron, hace tiempo, a trabajar sobre la formación de los docentes para mejorar su labor y el clima en el aula escolar. Según Talis, el 84 % de los docentes colombianos declaró que temas como la conducta de los estudiantes y la gestión en el aula fueron incluidos en su educación formal o en otro tipo de formación específica para su trabajo, así mismo, el 70 % de los profesores sostuvo que recientemente recibió entrenamiento sobre estos temas. Según el Icfes, el 78 % de los docentes colombianos reportó en la encuesta de Talis que ellos tienen las competencias para el manejo de entornos escolares conflictivos.

Además, el 77 % de los docentes de Colombia tienen la percepción de estar bien preparados para el manejo del aula y de la conducta de los estudiantes, tanto así que el 98 % de los maestros considera que ellos pueden controlar el comportamiento inadecuado o disruptivo de los estudiantes en el aula, solo el 22 % de los docentes considera que pierden mucho tiempo en el aula por interrupciones de sus estudiantes (el promedio de tiempo que perdieron sus pares en los otros países  de la muestra de Talis fue del 29 %). En cambio, el 30 % de los maestros declaró tener problemas de eficacia cuando se trata de motivar a los estudiantes para el aprendizaje, cuando ellos muestran poco interés en el trabajo escolar.

Los anteriores puntos son básicos a la hora de discutir políticas educativas. En general en el mundo se reconoce que un buen docente debe preparar sus clases y desarrollar prácticas de enseñanza en el aula, que le permitan aprovechar el tiempo al máximo, en las labores de la enseñanza y el aprendizaje, es decir en implementar lo que preparó. “En el promedio de la Ocde, los maestros informan que gastan el 78 % del tiempo en el aula en la enseñanza y en el aprendizaje (47 minutos de una lección de 60 minutos), 13 % del tiempo para mantener el orden en el aula (8 minutos) y 8 % en tareas administrativas (5 minutos)”. Acá tampoco se puede olvidar que una buena infraestructura educativa, aulas cómodas y funcionales, donde el maestro pueda trabajar en grupos, desplazarse con pequeños tableros móviles y la posibilidad de comunicación de los estudiantes son variables definitivas para un buen clima escolar en el aula y para la calidad de la educación.

Otro aspecto a tener en cuenta es la información que suministra Talis sobre cómo distribuyen los rectores su tiempo laboral al frente de las escuelas. En promedio, los rectores dedican la mayor cantidad de su tiempo a las labores administrativas y a asistir a reuniones (30 %); a las tareas y reuniones de liderazgo escolar (21 %); mientras que solo dedican el 16 % de su tiempo de trabajo al currículo, a las tareas y a las reuniones relacionadas con la enseñanza (preparar el currículo escolar, enseñar, observar las clases de sus maestros, asesorar a los maestros, diseñar y organizar actividades de desarrollo profesional para maestros). Se destaca que los rectores reportaron un gran interés en mejorar tanto su organización escolar, como las prácticas de sus maestros y la colaboración entre docentes.

Por último, TALIS 2018 preguntó a los docentes que en caso de encontrar más recursos para la educación cuáles serían las áreas prioritarias a donde deberían asignarse dichos recursos, a lo cual ellos respondieron que a vincular más maestros (el 62 % de los maestros considera que reducir el tamaño de las clases mediante la contratación de más personal es de gran importancia) o a más personal de apoyo (55 % de los maestros), ambos con el fin de ayudar a los maestros a enfocarse en el objetivo final de su trabajo, el aprendizaje de los alumnos. En el caso de Colombia los maestros priorizan invertir en las TIC (73 %) y en mejorar la infraestructura de los edificios escolares 76,8%, así como mejorar el salario de los docentes 81,6 %.

Manizales fue reconocida por la Unesco como Ciudad del Aprendizaje

Publicado originalmente en El Espectador

La capital caldense es la tercera en Colombia, después de Medellín y Cali, en hacer parte de la Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), incluyó a Manizales en la Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje, de las que 18 están en Latinoamérica.

La distinción se otorga a las ciudades que promueven un aprendizaje incluyente y de calidad para sus comunidades en todas sus etapas, desde la niñez hasta la vejez y desde la educación básica hasta la superior. Asimismo, estas ciudades mejoran su empoderamiento, desarrollo económico, cultural, medioambiental y social.

Con este logro, la capital caldense se convierte en la tercera del país y la 216 a nivel mundial en ser parte de la red. Las otras dos ciudades son Medellín y Cali.

Además del reconocimiento, dentro de los beneficios que tendrá la ciudad está tener contacto y alianzas con las otras ciudades que conforman la red, movilizar los recursos y contar con la opción de hacer dobles titulaciones con universidades de otros países.

La iniciativa para postularse fue liderada por Manizales Campus Universitario, la Fundación Luker, la Secretaría de Educación de la Alcaldía de Manizales y la Universidad Nacional. En octubre se llevará a cabo la IV Conferencia de Ciudades del Aprendizaje en la capital antioqueña, en donde Manizales recibirá el reconocimiento oficial.

Alejandro Ortiz, miembro de Manizales Campus Universitario, explicó que para el proceso de postulación tenían que llenar un formulario, para el cual se asesoraron con entidades de Medellín y Cork (Irlanda).

Por su parte, el alcalde Octavio Cardona León, quien recibió este jueves la carta de certificación de Naciones Unidas, manifestó: “Sin lugar a dudas esta es una de las noticias más importantes para la educación de la ciudad, es el reconocimiento a años de trabajo y compromiso buscando mejores oportunidades para la educación en la ciudad. Es un orgullo”.

En 2021, cuando culmine la certificación, la ciudad deberá presentar un informe ante la Unesco que de cuenta de los progresos y logros alcanzados mediante los beneficios otorgados por la red.