Category Archive Voces para el liderazgo

“Yo soy pieza de mi escuela pero el rompecabezas es mucho más grande”

Con el propósito de mostrar que la calidad de la educación pública puede ser tan buena como la privada, Liliana Martes Camargonacida en Pueblonuevo – Atlántico; lidera la Institución Educativa San Nicolás de Torentino. Su trabajo se ha centrado en posicionar a nivel municipal dicha escuela, antes privada y ahora del estado; y en desarrollar un proyecto de excelencia educativa.

Yo soy pieza de mi escuela pero el rompecabezas es mucho más grandeLiliana es licenciada en Psicopedagogía de la Corporación Universitaria de la Costa, especialista en Procesos Pedagógicos y Gerencia de Instituciones Educativas; y magíster en Proyectos de Desarrollo Social de la Universidad del Norte. Actualmente cuenta con 23 años de experiencia en el sector educativo, período en el que se ha desempeñado como docente, psicorientadora y directivo.

Comenta la líder que su institución se encuentra ubicada en Puerto Colombia, Atlántico, y allí se atiende a una población de estudiantes de estratos 1,2 y 3 que son formados en valores, son respetuosos, amables y tienen disposición de servicio.

Excelencia: Nuestra identidad, es su lema y estrategia educativa; y según Liliana los elementos que la componen están encaminados a garantizar un ambiente digno y de calidad que posibilite el aprendizaje, y la formación integral de los estudiantes. Fomentar una identidad compartida y el sentido de pertenencia, implementar prácticas pedagógicas de calidad, mejorar el ambiente escolar y transformar su entorno, son los cuatro pilares que los orientan.

En búsqueda de la excelencia

La escuela que cuenta con entornos idóneos para el aprendizaje protege la infraestructura física para el goce de todos, promueve buenas prácticas de convivencia escolar, implementa metodologías pedagógicas que impacten la comunidad, fortalece las relaciones con actores y sectores externos; posibilita y tiene en cuenta la participación de las familias en los procesos institucionales.

Uno de los retos a los que se ha enfrentado la líder es gestionar una sede educativa propia para que los alumnos cuenten con espacios adecuados para su formación, ya que la actual es arrendada y no dispone de áreas de esparcimiento y apoyo pedagógico como salas informáticas, biblioteca, comedor escolar, entre otros.

“Espacios y recursos que proporcionen comodidad y un mayor disfrute del tiempo escolar, y favorezcan las prácticas educativas, son requeridos. Estamos en un proceso de gestión de un nuevo recinto que sabemos es indispensable, así que hay que seguir soñando y trabajando por una escuela con una excelencia académica y unos ambientes dignos para el aprendizaje, que pueda continuar diversificándose.

Cabe resaltar que lo que hemos logrado ha sido con pocos recursos pero con grandes esfuerzos, así que donde nos encontramos demuestra que el trabajo en equipo y las metas compartidas son primordiales para un mejoramiento institucional; contamos con una comunidad educativa extraordinaria”.

De 2014 a 2015, Liliana participó en el programa Rectores Líderes Transformadores (RLT) de la Fundación Empresarios por la Educación (FEXE). Después de dicho proceso, comenta, tuvo un cambio en su manera de pensar y actuar, ya que antes confiaba poco, lo quería controlar todo; vivía y se definía por su quehacer.

Ahora implementa un liderazgo horizontal, basado en la escucha, en decisiones concertadas y fundamentado en el trabajo colaborativo: “es una rectora que representa pero que también delega, comparte, acompaña y crece de la mano de su comunidad”.

Hoy en día, su visión de desarrollo como rectora está encauzada a seguir aprendiendo, mejorando y continuar haciendo de la excelencia, su identidad.

Las claves de la líder Liliana Martes Camargo para transformar las dinámicas escolares

Un café con Dionicio Velandia Rincón

Un ambiente amigable donde se valore el ser y se respete la diversidad, en el que los estudiantes puedan desarrollar sus potencialidades de forma tranquila y sin dificultad, según Dionicio, es el que hay que generar.

Dionicio, licenciado en Matemáticas y Física, y especialista en Informática Educativa de la Universidad de Pamplona de Norte de Santander; ha trabajado en el sector educativo por 31 años, de los cuales 10 ha sido líder de la Institución Educativa Suse, en Aquitania – Boyacá.

En el siguiente audio del café temático RLE, el líder escolar conversa en torno a procesos, prácticas y experiencias que contribuyen a conformar ambientes idóneos para el aprendizaje.

Señala que contar con procesos pedagógicos motivantes y significativos; y un clima de convivencia y diálogo es fundamental para una formación integral que supla las necesidades y deseos de los alumnos.

Igualmente, resalta que el aprendizaje no se debe limitar al aula de clase. Según Dionicio, todo espacio en el que los estudiantes puedan construir conocimiento, vivir experiencias y empoderarse de los saberes, potencia el desarrollo de sus capacidades.

Un café con José Muñoz

Un entorno adecuado para el aprendizaje, según José, es un ambiente positivo y atractivo que genera actitudes favorables, motiva y enamora a los estudiantes.

José, licenciado en Biología y Química; y especialista en Ciencias Naturales con énfasis en Elaboración de Proyectos de la Universidad del Atlántico, y en Evaluación Educativa de la Universidad de Santo Tomás de Bogotá, se ha desempeñado por 24 años como educador, de los cuales tres ha ejercido como coordinador y uno como rector.

En el siguiente audio del café temático RLE, el líder escolar conversa en torno a procesos, prácticas y experiencias que contribuyen a conformar ambientes idóneos para el aprendizaje, enmarcado en su período como rector de la Institución Educativa de Algodonal, en Santa Lucía – Atlántico, la cual lideró de abril de 2015 a 2016.

El municipio de Santa Lucía se vio afectado por la emergencia invernal que ocasionó la ruptura del Canal del Dique el 30 de noviembre de 2010. Hoy en día la institución Algodonal cuenta con una infraestructura idónea gracias a la articulación de esfuerzos públicos y privados, y a la iniciativa OLA Escolar, que pretende mejorar los ambientes de aprendizaje y concientizar a la comunidad en torno la optimización, uso, apropiación, cuidado y sostenibilidad de los espacios físicos de su escuela.

El proceso fue liderado y asistido por José, quien refiere a Algodonal como “el paraíso del desierto”, ya que después de su restauración, se convirtió en un espacio de encuentro comunitario.

Un cambio de actitud, señala, de jefe a líder que no solo dirige sino que también acompaña, participa y es ejemplo; es imprescindible.

 

Un café con Fabián Botero

Entornos que los estudiantes consideren un oasis en el cual pueden calmar su sed de conocimiento, según Fabián, son los ambientes educativos que hay que ofertar.

Fabián, licenciado en Educación Básica Primaria y especialista en Educación para la participación Comunitaria y Pedagogía de la Universidad del Tolima; cuenta con 34 años de experiencia en el sector educativo, y actualmente lidera la Institución Educativa Raíces del Futuro, en Ibagué -Tolima.

En el siguiente audio del café temático RLE, el líder escolar conversa en torno a procesos, prácticas y experiencias que contribuyen a conformar ambientes idóneos para el aprendizaje.

El entorno escolar, comenta, debe ser un acto pedagógico en el que se encuentren diversos actores para crear, concebir y recrear el saber; y un espacio donde los estudiantes se puedan desarrollar como ciudadanos íntegros.

Igualmente, señala que brindar unas condiciones dignas para una adecuada formación implica reestructurar la mentalidad de alumnos y docentes, y resalta la importancia de implementar proyectos y dinámicas que abran el espacio del aula, quebranten su formalidad y obedezcan a la intencionalidad educativa para un efectivo desarrollo de las potencialidades de los estudiantes.

“El líder es el timonel de un gran barco”

Empleando la pedagogía como espina dorsal de la educación impartida en su institución, Edgar Torres Palma, nacido en Pasto – Nariño, Colombia; trabaja de la mano de su comunidad educativa para lograr cambios sociales positivos que mejoren su entorno.

mapa-edgar-nariñoEdgar es licenciado en Ciencias Sociales de la Universidad de Nariño y magíster en Administración Educativa con énfasis en Gestión y Dirección de la Universidad del Valle. Actualmente lidera la Institución Educativa San Bartolomé de la Florida, Nariño, y se desempeña como presidente de la Asociación de Rectores de los centros formativos de su departamento y representante del Comité Cívico de la región.

Formarse como líder le ha dado la oportunidad de actualizarse y de entender a la escuela como un espacio social y cultural donde se debe promover una educación que desarrolle competencias humanas y conocimientos científicos según las necesidades y requerimientos de la sociedad actual.

La institución que dirige se encuentra ubicada a 10 km. del cráter principal del volcán Galeras, una zona rodeada por un paisaje natural extenso, que es considerada de alto riesgo por su proximidad a éste. Las personas de la región son emprendedoras y el enfrentarse a estas condiciones naturales los ha hecho resistentes.

Gracias al liderazgo de Edgar y a su trabajo con la comunidad se han generado espacios formativos de prevención de riesgo para enfrentar cualquier eventualidad natural. En la actualidad disponen de una política de prevención definida, que cuenta con un sistema interno de alertas tempranas, señalética y puntos de encuentro; y simulacros periódicos.

Formando nuevos ciudadanos

La escuela tiene el gran reto de contribuir a la construcción de una cultura de paz; así que es deber de los centros formativos trabajar con la comunidad para que dentro y fuera del aula de clase se instauren relaciones basadas en equidad, justicia y sana convivencia, que aporten efectivamente a la transformación nacional.

Para el líder, instruir en ciudadanía es clave para el progreso y el cambio social, por lo cual considera que el desafío coyuntural actual es formar nuevos ciudadanos, hijos y estudiantes gestores de paz.

“La educación necesita un trabajo de reingeniería que convierta a las instituciones en escenarios de aprendizaje y centros de conciliación incluyentes, que promuevan la defensa de los derechos humanos, para hacer de la enseñanza el soporte que requiere la sociedad”.

De 2015 a 2016, Edgar participó en el programa Rectores Líderes Transformadores (RLT) de la Fundación Empresarios por la Educación (FEXE), y recientemente culminó su formación.

Instruirse en liderazgo, comenta, lo llevó a autoevaluarse, vigorizó y fortaleció sus competencias directivas, administrativas y comunitarias, y le permitió orientar los procesos académicos y de gestión hacia lo social, teniendo como norte “formar nuevos hombres y mujeres para nuevos tiempos”.

En su institución ahora promueve la implementación de metodologías y prácticas pedagógicas didácticas e innovadoras, y la elaboración de experiencias significativas y proyectos que impulsen el desarrollo de competencias ciudadanas y conocimientos científicos que contribuyan a la construcción de una cultura de paz en el país.

“La palabra rector está en desuso, los directivos deben ser catalogados como líderes de su institución y entorno; ellos son el timonel que guía, la brújula que orienta y la carta de navegación que posibilita trazar rutas, caminos y horizontes que lleven a un progreso permanente, transformen situaciones, realidades y contextos, y conduzcan al cambio que necesita la patria”.

 Las claves del líder Edgar Torres Palma para transformar las dinámicas escolares

“Los líderes escolares necesitamos un cambio de mentalidad”

Desde que finalizó su formación docente, Nidia Pérez Ortega, nacida en Veracruz, México; estuvo inmersa en la compleja realidad que viven muchas comunidades de América Latina. Fue su pasión y compromiso por la educación la que la transformó en una líder que trabaja por mejorar las condiciones de aprendizaje de los niños.

mapa Córdoba, Veracruz, MéxicoNidia comenzó como muchos maestros de la región: en medios rurales, con complejidades de alimentación, aseo y poca intervención del estado. Los años le fueron enseñando cómo comprender dichas realidades para tomar decisiones en beneficio de los estudiantes.

En la actualidad lidera la Escuela Primaria Vespertina Juan Escutia, ubicada en una colonia popular al noroeste de la ciudad de Córdoba, Veracruz; donde la principal fuente de ingresos de los habitantes es el comercio informal y el trabajo en obras.

De voz autoritaria, a trabajo en equipo

México, al igual que otros países latinoamericanos, tenía una dinámica de asignación de puestos desde las “amistades cercanas”. Por tanto, muchos rectores lograron un lugar en la escuela a partir de la relación directa con los sindicatos más influyentes del país.

Los directores, para ese entonces, tenían la última palabra, ostentaban poder ante la comunidad educativa. Nidia lo experimentó hasta que tuvo la oportunidad de participar en el Diplomado Internacional de Liderazgo Educativo de Mexicanos Primero, organización de la sociedad civil que tiene como objetivo generar cambios en la política educativa del país.

La clave en el aprendizaje fue llevarlo a la práctica con los docentes, padres de familia y estudiantes. “Reflexionando entre todos fuimos cambiando. Cada persona es diferente y hay que entenderlos. Fuimos reflexionando poco a poco y generando un cambio trabajando en colectivo”, afirma la líder escolar.

Después de finalizar su formación y compartir nuevas prácticas con toda su comunidad educativa, Nidia siente que el liderazgo tiene poder de transformación y permite que los líderes adquieran visión, aprendan a planear, coordinar, desarrollar y evaluar procesos que antes parecían invisibles.

“Hay gente que dice: – Yo soy el director, yo soy la última palabra-. Tenemos que tener mentalidad de apertura y saber que un líder escolar somos todos, porque cada uno tiene algo que ofrecer. Todos los maestros somos líderes en algo y como director tienes que ser observador con ellos, apoyarlos, motivarlos”, señala al referirse al impacto en el cambio de dinámicas en su escuela.

Admite que uno de los factores indispensables es saber que no existe el líder solitario, sino aquel que aprende a valorar la participación, confía en el trabajo en equipo y promueve la inclusión de todos los actores involucrados en la formación de los niños.

Sin embargo, para comprender dicha dimensión es fundamental que los líderes cuenten con apoyo y acompañamiento que los enriquezca en conocimiento y fortalezca sus competencias como profesionales. Además, se abran a compartir experiencias que mejoren las prácticas pedagógicas y administrativas de la escuela y permitan tejer redes de aprendizaje entre equipos directivos de América Latina.

reduca-mexico-infografico-nidia