Resultados de TALIS 2018 (Volumen I) Docentes y Directores de Centros Educativos como Estudiantes de por Vida

Resultados de TALIS 2018 (Volumen I) Docentes y Directores de Centros Educativos como Estudiantes de por Vida

¡Lea la versión completa en inglés en OECD iLibrary!

Resultados TALIS 2018 para Colombia

La mayoría de nosotros va a interactuar con docentes durante al menos dos etapas de nuestra vida, primero como estudiantes y luego como padres. Así pues, no es de extrañar que las sociedades de todo el mundo se sientan a menudo fuertemente implicadas en la profesión docente y su desarrollo. De hecho, pocas profesiones, como la enseñanza, suscitan tantos debates y son examinadas y reexaminadas, especialmente por aquellos que no se dedican a la misma. Sin embargo, los docentes también están implicados en las sociedades a las que sirven: según el estudio internacional de enseñanza y aprendizaje promovido por la OCDE (TALIS), el 90 % de ellos afirma que la oportunidad de contribuir al desarrollo de la sociedad y de influir en los niños fue una razón importante para dedicarse a la enseñanza.

TALIS tiene como objetivo lograr que se escuche la voz de los profesores y directores de centros de enseñanza en todos los ámbitos de la sociedad, sobre todo, el de la política. El estudio pregunta a los docentes sobre su vida laboral en la escuela, que abarca desde su entorno escolar y cómo interactúan con sus compañeros, hasta sus prácticas de enseñanza y participación en la formación profesional continua. TALIS también abarca la experiencia de los directores de centros educativos, abordando ámbitos tales como su papel en la aplicación de las políticas escolares, sus preocupaciones sobre los recursos de la escuela y su propio desarrollo y formación profesional.

En la línea de los dos primeros ciclos de TALIS de 2008 y 2013, los resultados de este tercer ciclo examinan el nivel de profesionalidad en la enseñanza y hasta qué punto ven los docentes su profesión como una carrera relevante y atractiva. TALIS 2018 también examina la profesionalidad mediante el examen de cinco pilares: el conocimiento y las habilidades necesarias para la enseñanza; el prestigio percibido de la profesión; las oportunidades profesionales; la cultura de la colaboración entre los profesores, y el nivel de responsabilidad y de autonomía profesional de los docentes y directores de centros educativos.

Este primer volumen llamado «Docentes y Directores de Centros Educativos como Estudiantes de por Vida» se centra en el primer pilar: el conocimiento y las habilidades implicadas en el trabajo. En primer lugar, el volumen analiza cómo aplican los docentes sus conocimientos y habilidades en el aula en forma de prácticas educativas, prestando la debida atención a la demografía de la fuerza laboral y a la composición sociocultural de las aulas y el clima escolar, que proporcionan el contexto de los entornos de aprendizaje. A continuación, evalúa las formas en las que los docentes adquieren sus conocimientos y habilidades durante su primera etapa educativa y de formación, así como los pasos que dan para desarrollarlos mediante la formación profesional continua.

¿Qué prácticas utilizan los docentes en el aula y cómo han cambiado?

Durante una clase típica, en los países y economías de la OCDE que participan en TALIS se aplican de forma generalizada las prácticas centradas en la gestión de la clase y en garantizar la claridad de la enseñanza. De hecho, por lo menos dos tercios de los docentes se apoyan de manera recurrente en estas prácticas. Sin embargo, lo que es menos frecuente es el uso de aquellas prácticas que implican la activación cognitiva del estudiante (es decir, que logran que los estudiantes evalúen la información y que apliquen sus conocimientos a la resolución de un problema), a pesar de su gran ventaja potencial para el aprendizaje de los estudiantes. Solo en torno a la mitad de los docentes adoptan este enfoque.

En los países y economías de la OCDE que participan en TALIS, solo el 78 % de una clase típica se dedica a la enseñanza y el resto del tiempo se dedica a mantener el orden o a hacer frente a las tareas administrativas en el aula. En los últimos cinco a diez años, en torno a la mitad de los países que participan en TALIS esto representa una disminución en el tiempo dedicado a la enseñanza y al aprendizaje reales en clase.

La evaluación del alumno constituye una parte clave del proceso de aprendizaje y el estudio demuestra que la forma que los docentes eligen para evaluar sus estudiantes en clase puede influir de forma considerable en los resultados del aprendizaje. En los países de la OCDE que participan en TALIS, el 79 % de los docentes evalúa rutinariamente el progreso de sus alumnos observándolos y obteniendo una retroalimentación inmediata, mientras que el 77 % de los docentes afirma administrar su propia evaluación de los alumnos. Solo el 41 % de los docentes permite a los estudiantes que evalúen sus propios progresos. No obstante, en general, en el 2018 hay más docentes que afirman utilizar con frecuencia prácticas de evaluación de los estudiantes en 2018 que respecto a 2013.

Las escuelas parecen estar reconociendo el valor de la enseñanza innovadora como respuesta a los desafíos del siglo XXI. La gran mayoría de los docentes y directores de centros educativos dicen que sus escuelas están abiertas a las prácticas innovadoras y que tienen la capacidad de adoptarlas. En término medio, en los países de la OCDE que participan en TALIS, el 78 % de los docentes también afirman que tanto ellos como sus colegas se ayudan mutuamente en la implementación de nuevas ideas. Sin embargo, los docentes de Europa y los docentes «millennials» son cada vez menos propensos a afirmar tal apertura a la innovación.

¿Cómo han ido cambiando los docentes y sus clases con el tiempo?

La edad media de los docentes en los países de la OCDE que participan en TALIS es de 44 años, pero existen diferencias considerables entre los países. En varios países, la comunidad docente ha envejecido en los últimos cinco a diez años, con unos pocos ejemplos de aumentos significativos en la edad entre 2013 y 2018. Esos países se enfrentan al reto de atraer y preparar a un gran número de nuevos docentes en los próximos años, a menos que también experimenten una disminución del número de estudiantes.

En cuanto al ambiente en las clases, las relaciones entre los estudiantes y profesores han mejorado en la mayoría de los países desde el año 2008. El 95 % de los docentes están de acuerdo en que los estudiantes y los profesores tienen en general una buena relación. Sin embargo, el 14 % de los directores denuncian actos regulares de intimidación o de acoso entre sus estudiantes. Estos incidentes han disminuido en varios países desde 2013, pero han aumentado en otros.

Los recientes cambios experimentados en los flujos migratorios han afectado a la composición de las aulas. Casi un tercio de los docentes de los países de la OCDE que participan en TALIS afirman que trabajan en escuelas donde, por lo menos, el 1% de la población de estudiantes son refugiados, y el 17 % de los docentes trabajan en escuelas donde, por lo menos, el 10 % de los estudiantes tiene un origen inmigrante.

El noventa y cinco por ciento de los directores de primaria y secundaria afirma que sus profesores creen que los niños y los jóvenes deberían aprender y que las personas de diferentes culturas tienen mucho en común. En cuanto a la política de diversidad en la escuela, la gran mayoría de las escuelas de los países y las economías de la OCDE que participan en TALIS y que tienen un alumnado multicultural han integrado cuestiones globales en todo el plan de estudios, y enseñan a sus estudiantes cómo enfrentarse a la discriminación étnica y cultural. El 80 % de los docentes dice que trabaja en escuelas donde es este el caso.

¿Por qué los docentes optan por esta profesión y cómo se preparan en los primeros años?

La enseñanza era la primera opción de carrera para dos de cada tres docentes en los países de la OCDE que participan en TALIS. Sin embargo, esto es cierto tan solo en el 59 % de los docentes, frente al 70 % de las docentes. Mientras que el 90 % de los docentes mencionan la oportunidad de contribuir al desarrollo y la sociedad de los niños como una de las principales motivaciones para unirse a la profesión, solo el 61 % afirma que la trayectoria de la carrera constante ofrecida por la enseñanza ha sido una parte importante a la hora de tomar su decisión.

Durante su educación y formación, los docentes fueron formados principalmente en el contenido de la materia, en la pedagogía y en la práctica en el aula. La siguiente área formativa más común fue el comportamiento y el manejo de la clase, que formaba parte de la formación del 72 % de los docentes de los países y economías de la OCDE en TALIS. Sin embargo, el uso de la tecnología de la información y la comunicación (TIC) para la enseñanza (56 %) y la enseñanza en un entorno multicultural (35 %) estaban incluidos en menor medida en la formación.

Cuando los docentes llegan a la etapa de la enseñanza después de haber finalizado su preparación inicial, tan solo el 38 % participa en algún tipo de introducción formal o informal en su primera escuela, a pesar del impacto positivo de los procesos de introducción en la transición de los docentes recién titulados a la escuela y de su probada eficacia. Al mismo tiempo, mientras que los directores de centros educativos también consideran en general que la tutoría es muy importante para el trabajo de los profesores y para el rendimiento de los alumnos, tan solo el 22 % de los nuevos docentes tienen asignado un tutor como promedio en los países y economías de la OCDE que participan en TALIS.

¿En qué tipo de desarrollo profesional participan los docentes y directores de centros educativos y cómo se sienten al respecto?

Tomar parte en algún tipo de formación continua es muy común entre los docentes en los países y economías de la OCDE que participan en TALIS, con más del 90 % de los docentes que han tomado parte por lo menos en una actividad de desarrollo profesional durante el año anterior a la encuesta. La asistencia a cursos y seminarios fuera de la escuela es uno de los tipos de desarrollo profesional más populares para los docentes, con una participación superior al 70 % en este tipo de formación. Sin embargo, solo el 44 % de los docentes participa en la formación basada en el aprendizaje entre iguales y en redes, a pesar del hecho de que el aprendizaje colaborativo es uno de los aspectos de la formación que los profesores identifican en TALIS como la que mayor impacto tiene. De hecho, los docentes también informan de que el desarrollo profesional basado en la colaboración y en el enfoque educativo es uno de los que más impacto tienen.

El ochenta y dos por ciento de los docentes afirma que la formación tuvo un impacto positivo en su práctica docente. Los docentes que declaran haber participado en dicha eficaz formación también tienden a mostrar mayores niveles de autoeficacia y de satisfacción en el trabajo.

Sin embargo, de acuerdo con la opinión de los docentes aún están poco representadas algunas áreas de desarrollo profesional. El desarrollo de habilidades avanzadas TIC es un área, en la que los docentes afirman que necesitan más formación, junto con la enseñanza en entornos multiculturales/multilingües y en la enseñanza destinada a estudiantes con necesidades especiales. Aproximadamente la mitad de los docentes y directores de centros educativos también afirman que su participación en el desarrollo profesional les está restringido debido a problemas de agenda y a la falta de incentivos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *